Juguemos a destruir el mundo - Novela.

OP
Mensajes
1.793
Calificaciones
486 3
Puntos
90
Ubicación
Venezuela.
#1
Juguemos a destruir el mundo.
Capítulo 0
Torrentia


En algún lugar muy lejano aquellos ojos que se abrieron jamás pensaron encontrarse con aquella realidad pesimista la cual hacía gala de presencia, infinidad de torres ascendiendo revelando un espectáculo donde todo lo que se alcanzaban a ver eran aquellas estructuras de arquitectura similar aspirando al cielo.

Al pie del observador un terremoto extraordinario originado por la acción de la edificación circular en la que reposaba, la velocidad procedió a ser tan violenta que el espectador cayó de rodillas mientras todo lo que había admirado durante años se desmoronaba.

Todo paisaje reemplazado sin piedad alguna al igual que ese bramido de las colosales torres rellenaban el contexto dándole una tonalidad violenta… el cielo símil al mar adquirió una tonalidad gris por el polvo que salía disparado como corchete de una botella de champaña.

Ni siquiera los gritos de los humanos impactados por la situación podían ahogar el feroz sonar de los colosos que los albergaban en su cima como si se tratarse de muchos elevadores que a la velocidad que llevaban parecían estar por chocar contra el cielo acompañado de los escombros.

Pensamientos similares de horror se mostraron en los rostros de todos los seres humanos, tanto de los que perecían durante esa situación, los que deseaban no haber vivido aquel momento y aquellos que simplemente buscaban la supervivencia.

Entre la desesperación algunos se suicidaron al saltar al vacío, otros simplemente tuvieron mala suerte al recibir el impacto de alguna de esa lluvia de rocas, otros simplemente consiguieron la entrada de alguna de las infinitas torres donde se internaron en su salvación.

Mientras que alguno de ellos simplemente parecía aceptar la situación pese al inminente peligro presente, un hombre calvo de piel negra alzaba sus manos como pareciéndole gracioso lo que sucedía.

-¡Por fin todo está cambiando a como realmente debió ser!

Ese hombre de piel oscura que portaba aquella camisa blanca de botones emitía una radiante sonrisa discrepando con las circunstancias presentadas, incluso los enormes escombros que caían a su alrededor al punto algunos de casi asesinarlo parecían no presentar para su entidad ninguna clase de terror.

El espectador de aquella escena extendió su mano hacia la persona de piel oscura pronunciando su nombre.

-Carlos Lara… cuidado...

-Tranquilo que todo estará bien- le contesto el hombre negro procediendo a mirarle con gran calidez-, lo has logrado como lo esperaba.

Incluso entre toda esa situación desesperante quien admiraba pudo escuchar con total claridad aquella frase como si se tratase de alguna clase de conexión especial, al terminar de escuchar esas palabras todo pareció culminar.

Las torres llegaron a un punto determinado donde se establecieron al efectuar un último bramido que dejo aturdido a todos los presentes, una mano de color blanca se sujetó a la oscura a toda prisa mientras todo lo demás era confuso.

El cielo deprimente desapareció haciendo gala de presencia el espacio exterior el cual era adornado por infinidad de escaleras, los peldaños llevaban hacia algún lugar como del mismo modo a ningún lado, entidades lumínicas desfilaban ahora en ese lugar hasta el más allá y el nuevo mundo ahora es lo que existía.

Continuara…